jueves, 27 de diciembre de 2012

Habitantes del Cristal: "Silicianos" (IIª Part).



El ser humano transformado en Guardián o Guardiana de la Tradición de las Piedras, que adopta un nuevo cristal para su “Guardia” -de cariño, cuidado con la protección física por la integridad del ser cristalino en piedra, con sus meditaciones, ofrendas, disposición de los cristales, todo lo que se va aprendiendo ccon los libros del Curso Piedra Filosofal- reuniendo le con nuevos cristales, de la misma y muchas otras especies, identidades, frecuencias y vibraciones, debe acostumbrarse al hecho de que posiblemente, al menos diversos de sus “Cristales de Guardia, Cristales de Amor”, tengan habitantes.

Es muy posible que el/la “coleccionista” va convivir -en la mayoría de las veces con total inconsciencia humana- con varios tipos de silicianos, com lo llamamos aquí las entidades astrales conectadas con un cristal físico

Uno lo habrá encontrado pela llamada “atracción irresistible”, cuando es tan grande el impacto del primer contacto con un cristal, que uno siente la absoluta necesidad, o voluntad radical, de “tenerle consigo, se supone, que para la propia contemplación del maravilloso mineral casi en éxtasis a veces, o puede haberle sido regalado a uno, con una intuición -cuando ocurre- de que es su misión el cuidar le, y con energías amorosas, se sana el ánimo a veces alterado de estos cristales.

Es muy posible, y seguro según la Tradición Mineral Cristalina, que este cristal estuviera desde eones “predestinado” a coincidir en un tiempoespacio con la persona que será su Guardián, con la cual uno es el reflejo perfecto de maestro interior de cada uno deles, para aprender evolucionando juntos en la biosfera del bólido terrestre. “Cada cristal tiene su dueño” dicen los garimpeiros, los mineros buscadores de muchos minerales.

Pero lo más seguro es que en cualquier de los casos, la persona que tiene consigo su nuevo cristal está levando a su casa, o dónde sea, un microcosmos que puede servir de morada, “mundo”, cosmos, hogar/templo/punto de residencia en dimensiones superiores vinculadas con este cristal, entre otras posibilidades que analizaremos en el Curso Piedra Filosofal, a otras formas de vida.

Por no hablar de los que ya tienen varios, o colecciones amplias de gemas, cristales, rocas o metales.

Algunas veces, un guardián ha tenido un mismo cristal durante varios años antes de que, en un día lo más inesperado, permitiéndose la llamada a coger en las manos un hermoso cristal y pasar algunos minutos contemplando lo relajadamente, igual habiéndolo hecho muchas veces, y ocurre que en esta ocasión más imprevista, el guardián se encuentra con un aspecto, fisonomía o semblante de lo más sorprendente, alguna vez ha pasado incluso que mirándole a uno directamente en los ojos en un cara a cara.

Es perfectamente posible, en términos de la tradición mineral gemo-simbológica, el que este ser se pueda haber manifestado como una nueva cristalización interna del cristal, sea por un golpe, sea por pura reacción interna espontánea y no provocada en el cristal..

Accidentes o golpes que alteran al cristal sin llegar a destruirlo, suelen ser movimientos de mayor envergadura que, en realidad, abren puertas y nuevas conexiones, son el reflejo de acciones de la energía cristalina en pro de su guardián por algo ocurrido a distancia. El evento suele señalar de que algo importante ha sucedido.

La contemplación visual de una entidad cristalina plasmada en un mineral, es un regalo de experiencia vital de los más importantes en la Tradición Cristalina.

Un ser divino de una naturaleza extremamente evolucionada y conectado desde dimensión distinta con la 3D terrestre, se ha dignado a revelarse a esta persona, invitándola así, automáticamente, a abrir a la conexión con otras dimensiones. No son pocas las veces en que este suceso puede servir de portal adamantino desde dónde los seres de una dimensión superior a la humana, pueden actuar en el mundo terrenas a favor de beneficiar a su guardián. Pueden preceder eventos de gran relevancia también.

Si el guardián de piedras sagradas se da con un caso de estos, de verse como guardián de un cristal maestro claramente habitado por seres cristalinos, y si se puede algún temor inicial, al cuidar de su cristal con cariño como a sus demás cristales, atendiendo a las reglas gemosóficas-gemoterapéuticas de limpieza, ofrenda, consagración y energización sagrada recomendadas por la Tradición de las Piedras, este cristal puede marcar un antes y un después en la vida, como "piedra de fundación" de una muy buena nueva época personal.

Conviene que los cristales con evidente presencia de silicianos estén reunidos en un lugar especial de la casa o en el altar (en el caso de que se lo tenga uno, claro), que es lo ideal. Un punto de devoción y concentración especial de conexión con el absoluto divino y la Trascendencia como un altar.

Un altar es un punto algo significativo en un camino interior de vida espiritual. Es un homenaje a las dimensiones del Espíritu, a los Guías y amigos de Luz, es una reverencia y un homenaje a la transcendencia, activado a veces con velas e incienso. 

Este vórtice se hace un espejo del Yo superior de cada uno, y puede convertirse en un vórtice espiral amigo, protector y benefactor espiritual, poderoso, que le podrá ser extremadamente útil, benévolo y valioso sobretodo en determinadas circunstancias críticas, necesitadas de energía crística muy cristalinas. Es también un ben lugar dónde guardar en reposo a los cristales con silicianos.

El ser de apariencia a veces temible que existe en el interior de muchos minerales transparentes, o en la “piel exterior” de un mineral opaco, siendo el cristal bien tratado, adopta a su guardián como un ser amigo. 

Si tiene realmente algo de temible en la expresión, pasa a ser temible sólo para los individuos o las energías y vibraciones, físicas o no-físicas nocivas para su guardián humano, convirtiéndose en cristal con su(s) siliciano(s) así en su protector.

Si algo le ocurre luego a este cristal “habitado”, como un golpe que rompa la inviolabilidad de su integridad física, esta es una de las señales o avisos más serios que puede recibir el guardián de piedras sagradas. Es una señal que le advierte al guardián que su vida, o algo muy importante para sí, está amenazado por algún peligro eminente, de que sus defensas están enflaquecidas y es ahora muy vulnerable.

El mensaje es un aviso directo para que el Guardián o Guardiana trate de activar enseguida a su Cristal Áurico, para que active su altar con vela, agua nueva e incienso, para realizar meditación con Cristales Maestros de la Transparência, además de protegerse y conectarse realizando la Cruz Cristalina.

Lo mejor que podría hacer el guardián sería meterse en el interior de una “Rueda de Fuego con Cristales”, para protegerse y recargarse plenamente, tal como lo enseñaremos durante el ciclo del curso <> dedicado a los Cristales Maestros del Elemento Fuego.

Conviene ocuparse de entronizar cristales maestros tan especiales, portadores de seres de silicio, los seres astrales de los cristales, en lugares especiales y muy protegidos de la morada dónde vive el guardián; es importante que no puedan acceder a él personas humanas o más animales que le puedan dañar.

Si ellos están en una posición fuerte y segura, debidamente entronizados en un punto de destaque como piedra de poder en un altar, es exactamente así como estará con su guardián en las circunstancias interiores y exteriores de vida.

Es un gran privilegio de karma positivo el haber hecho méritos como para que un cristal maestro con estas calidades y virtudes se haya ocupado de, a efecto de resonancia y vibración, lograr llegar hacía ti, para que lo reconocieras como un maestro cristalino del que querías y podías ser su guardián, para crecer interiormente y avanzar en espíritu por el simples hecho de tenerlo contigo.

Hemos analizado hasta aquí sobretodo una clase muy recurrente de seres cristalinos silicianos, una categoría de seres de personalidad muy fuerte, con su típico semblante austero y severo, cuando no cercano a las furias, estos seres temibles de la mitología clásica mediterránea que analizaremos en la parte del curso dedicada a los Cristales de Fuego.

También hay seres de silicio de muchas más clases o categorías vibracionales de distintos ánimos (tipologías de “alma”), que estudiaremos entre las jerrquías cristalinas que trataremos en los libros de la Colección Piedra Filosofal entre los Cristales del Elemento Aire, cuando vamos mapeando y desvelando amplios sectores, mundo y habitantes del Invisible.

Pero el contemplador de cristales maestros con algunos años de convivencia atenta y consciente con los cosmos cristalinos hialínicos, sabe que son frecuentes las alas, de peces y de pájaros, además de otras figuras con formas humanas o semi-humanas, espectros de seres angélicos o bestiales.

Pero también se han visto hadas y elementales, princesas, dragones, castas sacerdotes, sacerdotizas, magos y magas, caballeros flamantes, poderosos guerreros, espectros infantiles o seres que podrían haber salido del imaginario y del bestiario de un mundo para los humanos más bien surrealista.

Los cosmos cristalinos gozan de unas calidades propias de los estados del ser más elevados, que conocen y que pueden acceder a dones cercanos a calidades de la Iliminitud, y así también ocurre que ciertos cristales reflejen en su interior a seres de inenarrable hermosura y belleza.

Desde la cercanía con la Iliminitud, es muy normal que los cosmos cristalinos de ciertos cristales maestros puedan contener fijadas en sus cristalizaciones internas los reflejos sugestivos del portal para una diversidad potencialmente infinita de mundos y especies.

(Sigue a 3ª y última parte).

Extracto de la Colección Libros del Curso Piedra Filosofal, el Lapidarium Boström Líber Mirabilia Mineralium con sus 36 tomos/Grados de Consciencia Cristalina y Poder Adamantino.

Saludos,

Francisco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario