martes, 1 de mayo de 2012

Entrevista a revista ATHANOR, Barcelona.




En la foto, saludo a "Todos/as los/as Santos/as" de un maravilloso atardecer en una playa de Salvador de Bahía, en Brasil (un Chakra geodésico del país, el continente y el mundo), que recibe la sed física y geográfica del Instituto Gemosófico, y que desde ella, empieza a irradiar cristalinidades alumbrantes en un año realmente radical, extremista mismo, en terminos de grandes cambios y sorprendentes hechos, mientras circulaba por mi estimada segona ciudad, o "adoptiva", desde tantos años, en Barcelona, el texto con la información que aquí compartiré.
En Noche de Walpurgis todavía, mientras ya hay sol brillando en el otro Hemisferio -que de momento sigue en el Norte-, una fecha sagrada de la Tradición Celta, la antigua auténtica tradicción occidental-europea nativa, pre-románica, llena de magia natural, ecológica y holística, parte de la Gemosofía Mística en el Ahora eterno, encuentro que debo realizar una nueva interrupción del Manual Neofranciscano en un Líber Secundus Interruptos... ,
sí, seres queridos, Amados/as, como a simpatizantes, amigos y afines que nos visitan en este Blog, para compartir sin fronteras -por medio de las nuevas tecnologías cristalinas nacientes como la que estamos utilizando, que no importa el formato si no la calidad sustancial del mensaje- lo que ha sido publicado ya desde hace dos meses en una revista bimensual en papel, de la que soy un admirador, por cierto, y lector siempre que me ha sido posible, desde hace años.
Creo que la exposición de las preguntas y su evolución por parte del entrevistador es muy correcta, como résumen de un asunto vasto, con mil matices, dimensiones y perspectivas, en una buena sinopsis de un largo trabajo.
Desde aquí reitero y envío mi saludo fraterno y agradecimiento por la gentileza e inteligencia periodística de Francesc Prims, así como del fundador y presidente de la revista Athanor, y el Grupo Sinapsis de empresas vanguardistas -holístas- de Barcelona, Cataluña, España, el apreciado gran "Trabajador de la Luz" Jordi Orús, que sabe del afecto que le tengo, así como muchos más.
Espero que lo paséis bién, amigos/as que compartimos el Amor à Cristalinidad física y espiritual, a los poliédricos Cristales Maestros de la Transparencia y la Sabiduría como a las Gemas vivientes humanas y dondequiera que en el espaciotiempo encontramos esto de lo más valioso y tiene que ver con el cosmos hasta la misma esencia del Ser en nuestro microcosmos.
Con autorización de Athanor, la entrevista será reproduzida en texto e imágenes del original impreso completa por medio digital, en tanto abra próximamente el site de la Gemosofía y el Instituto Gemosófico, que anda por buenos caminos, avanzando, en buenas manos.
Saludo a los Maestros y Maestras Cristalinos Ascendidos/as como Encarnados.
Muchos saludos, comparto información sin fronteras más allá de las técnicas o mentales, cada uno aportando lo suyo, seamos felices para (re) crear un hermoso y digno porvenir individual como transpersonal. Saludos cristalinos.
F.B.


Entrevista a Francisco Boström

EL PODER DE LA TRADICIÓN MINERAL

Viajes iniciáticos a auténticos yacimientos de gemas en Brasil

Experimentar la fuerza y energía de las gemas en estado puro es ahora posible gracias a estos viajes únicos en su género, de la mano de uno de los mayores expertos en cristales.

GEMOSOFÍA

—Antes de la entrevista, Vd. nos ha comentado que pasó doce años extrovertido divulgando la tradición mineral, y que desde hace diez años está en una labor investigadora introspectiva. ¿En qué punto se encuentra ahora?

—Estoy tratando de encontrar un punto medio entre ambos extremos. De hecho, he renunciado a cualquier actividad que no sea la recopilación de datos acerca de la tradición mineral cristalina y la escritura de un sistema de ideas, perspectivas o propuestas con un objetivo enciclopédico. Me encuentro en un punto adelantado de esta obra de 36 tomos, que he transformado en un curso por correspondencia, el Curso Piedra Filosofal. Pretendo poner pronto a disposición del público interesado la parte concluida de la obra en formato digital.

—¿Nada más?

—Además, empiezo a dar fuerza a otras iniciativas de divulgación y para la iniciación y formación de personas amantes del mundo mineral en sus potencialidades holísticas, incluso con fines profesionales, para el bien de la humanidad. A esta cosmovisión del microcosmos al macrocosmos inspirada por el mundo mineral cristalino, con una notable aplicación terapéutica, la denomino gemosofía. Hay varias gemo-iniciativas muy bien encaminadas.

—¿Qué es la gemosofía?

—La etimología del término adviene de la suma de las palabras gemo (de ‘gema’ o ‘yema preciosa’) con sofia (del idioma griego, ‘sabiduría’). Así pues gemosofía se traduce como la ‘sabiduría de las piedras’ o, más específicamente, ‘sabiduría de las gemas preciosas’. La gemosofía es la dimensión filosófica cristalina de la tradición mineral que estudia las intuiciones ancestrales, los significados, valores y atributos culturales atribuidos a las piedras preciosas y otros minerales considerados sagrados por esta tradición, así como por la casuística moderna del testimonio tanto de coleccionistas atentos y meditadores amantes de las piedras como de diversos investigadores y gemoterapeutas.

—¿Cuál es su objetivo?

—En definitiva, la realización del potencial humano y divino del individuo. Abrir un posible camino de autorrealización holística que una lo más ancestral de la sabiduría perenne con lo más avanzado de la ciencia y la tecnología humanista. Sobre todo, la gemosofía trata del estudio y la praxis investigadora para descubrir las potencialidades terapéuticas de los minerales cristalinos, y de

aplicarlos al perfeccionamiento de la condición humana, su sanación y progreso, con vistas al pleno desarrollo del potencial humano ahora mismo, y al avance de la civilización.

—¿Se refiere Vd. a un conocimiento teórico con un apartado terapéutico?

—Sí. Y experimental, en el sentido de vivencial. Hablo de nuestro propio sentido de identidad como seres humanos, y de cómo contemplamos la vida, humana y no humana, e interactuamos con ella. La gemosofía objetiva compartir estos conocimientos para la cristalización de una nueva consciencia cristalina humana planetaria, que colabore en la superación de los graves desafíos a los que se enfrenta la especie humana en su presente marco evolutivo. Apunta hacia una época mucho más avanzada en la cual el ser humano integre su consciencia como cristal viviente, en consonancia con todas las calidades, poderes y virtudes de los cristales maestros. Es un gran potencial por despertar.

GEMOTERAPIA

—¿Utiliza el término ‘gemoterapia’ en vez de ‘cristaloterapia’ por alguna razón en particular?

—Sí, en efecto. Por ‘gemoterapia’ me parece que queda clara la vinculación de una terapia que usa poliedros cristalinos en un arte vibratorio curativo, por ejemplo. Aunque para la gemosofía metafísica la palabra ‘gema’ se ha amplificado hasta abarcar casi todas las piedras, y todas las antiguamente llamadas ‘semipreciosas’. ‘Cristaloterapia’, en cambio, es una expresión más genérica, que se aplica desde la nutrición hasta las fórmulas minerales terapéuticas de la medicina alopática y la industria químico-farmacéutica, en tanto que manipulan microcristales con fines curativos. También es válida.

—¿Adónde le llevaron sus investigaciones acerca de las potencialidades terapéuticas de los minerales a los que se refiere?

—Los minerales no solo conforman la naturaleza del cuerpo humano (los necesitamos consumir a diario en forma de alimento para sobrevivir), sino que también son parte de la naturaleza psicoemocional del ser en tanto que arquetipos, o sea, como patrones de armonía cristalinos, correlacionados con impulsos, instintos, emociones, ideas matrices y claves modulares del comportamiento condicionado. Esto abre un campo inmenso de investigación para numerosas fórmulas terapéuticas en el campo de la psicología utilizando las gemas.

—¿Se refiere a estudios interdisciplinarios entre la gemoterapia y el psicoanálisis?

—El psicoanálisis y también la psicología, la neurobiología y muchos otros campos. Utilizo cada vez más la expresión ‘psicogemoterapia’ por los efectos maravillosos de los cristales incluso en técnicas de meditación. Además, encuentro que la gemosofía conforma también una mística, una espiritualidad y una ciencia del autoconocimiento sanadora, para empezar, porque la propia composición física de la materia humana consiste básicamente en elementos químicos combinados en fórmulas minerales vitales.

—Algunos consideran que el agua congelada, el hielo, es un mineral de estas características, ¿no es cierto?

—Sí, lo es. Por la importancia del agua en este campo terapéutico también lo suelo denominar Cristalo-Hidro-Gemoterapia tanto en la Enciclopedia como en mis cursos presenciales, junto a

Psico-gemoterapia. Y esto porque la utilización de la información de los cristales y los minerales cristalinos en el agua es uno de los medios más importantes en los que se basan las prácticas desarrolladas para la posible curación física y la autorreprogramación neurolingüística, psicoemocional y espiritual del ser humano. Se puede utilizar la información cristalina del agua (el cristal líquido, en el lenguaje filosófico) con la de los cristales maestros para mejorar la calidad de vida y extenderla en el tiempo. Es un asunto central en mis talleres de formación.

—Alguna vez Vd. ha dicho en público que las piedras, o algunas, estaban vivas…

—Sí, muchas veces, y lo sigo haciendo. Todo indica que las antiguas tradiciones de sabiduría estaban en lo cierto y que muchas de las piedras, de algún modo que todavía es difícil de entender para el ser humano, tienen memoria, y algunas de ellas signos de vitalidad. De algún modo, y a su manera, se puede decir que algunas piedras están vivas. No en un sentido biológico tal como lo conocemos; es una vida de otro tipo, pero no por esto es menos vida, o menos autoconsciente. Sería muy largo explicar aquí el porqué, pero es un tema central en la Enciclopedia de Gemosofía y Psico-Gemoterapia Holística.

—Tras tantos años y estudios, ¿qué es para usted lo más esencial de la gemosofía y la gemoterapia?

—Para mí es la suprema celebración y exaltación de la vida tal como la conocemos, en la condición de sagrada; eso sí, expuesta a unas condiciones existenciales que a menudo son arduas o implican sufrimiento. Es una nueva mentalidad y actitud frente a la vida, dotada de un profundo sentido de belleza espiritual y de respecto en general, también hacia la naturaleza y las demás especies con las que compartimos la biosfera. Es una consciencia cristalina amplificada de la realidad y de nosotros mismos que aporta alegría, positividad, ánimo y cooperativismo para con el prójimo, y hasta felicidad.

VIAJES INICIÁTICOS

—Sr. Boström, nos consta que Vd. se ha unido a las empresas asociadas de Sinapsis como fundador y presidente de la Fundación Cristaluz y de la Editorial Fundación Cristaluz, y que tienen un proyecto en común. ¿Nos lo puede comentar?

—Sí, claro; es una primicia. Se trata de llevar yo por un tiempo, personalmente, a grupos de viajeros amantes o profesionales del mundo mineral a lugares de poder de la tradición de las piedras y auténticos centros de extracción minera, minas y yacimientos de diversos minerales psicogemoterapéuticos esenciales. Serán viajes iniciáticos por su propia naturaleza, aparte de la magia intrínseca de los cristales maestros y minerales de poder, porque impartiré clases en directo, y haremos ejercicios al aire libre de conexión con la energía cristalina, más meditaciones y prácticas incluso hidroterapéuticas.

—¿Cómo ha empezado el proyecto?

—Se trataba de un viejo sueño, el de proporcionar esta experiencia a mis alumnos y lectores avanzados. Curiosamente en este año abridor de portales es cuando se va a realizar, y no solamente para alumnos, sino también para interesados en general o amantes del mundo mineral, a excepción de personas conflictivas, que estarán vedadas. Aquí solo valdrán las mejores energías de cada uno y del conjunto. Hay varias rutas sagradas; el primer grupo saldrá en breve.

—¿Qué se va a proporcionar a los participantes con estos viajes?

—Creo que esto será un hito revolucionario en el mejor sentido de la palabra, o evolucionista de impacto, tanto en la historia de la gemoterapia como, más ampliamente, en lo concerniente a la expansión (o cristalización) de la misma consciencia cristalina cósmica, a escala individual y global. Es como una avanzadilla en la aceleración del gran cambio de eras y edades que está sucediendo. Nadie vuelve igual de una expedición a yacimientos de las piedras de poder del chamanismo.

—¿Por qué?

—El impacto de la exuberancia y de la fuerza de la naturaleza, su grandeza en lugares a veces paradisíacos, el contacto con los mineros, los garimpeiros, y las experiencias con los cristales, es algo que queda para toda la vida como una fuente de fuerza, de creatividad, de interés por la vida; aporta mucha ‘sensación de haber vivido’. También es una oportunidad de volverse realmente mucho más experto en este mundo cristalino, en el caso de quienes se dedican o quieren dedicarse a él.

—Se trata del contacto directo con las fuentes…

—Exacto. Y esto es transformador, y transmutador. Disuelve muchos traumas y bobadas de la mente. Clarifica, centra. Desvela un mundo nuevo de una belleza increíble. Fortalecido por el contacto con las fuerzas telúricas, uno acentúa una percepción aguda de razonamiento; se replantea cosas y toma decisiones en conformidad a su auténtica consciencia y voluntad. Es un reencuentro con el verdadero ser de uno mismo, en la esencia del cual hay un reflejo del cristal cósmico en el que uno está en unidad, paz, armonía y felicidad con la vida y el Todo.

—¿Se acuerda de cómo le llegó la idea?

—Sí. Tras iniciar a personas en este mundo por medio de cursos presenciales y observar su mérito e interés, tuve la inspiración de usar todos los contactos que tenía en Brasil para proporcionarles el acceso a lugares donde no accede cualquiera. Se me ocurrió llevarles a auténticos yacimientos y lugares de poder. El mundo de donde vienen las piedras es mágico por sí mismo, desde mi punto de vista. También encontré muchas personas que, aunque no quieran trabajar en gemoterapia ni en el comercio, aman los cristales, de modo que los conocen mucho, y los viven; supe que a estas personas también les encantaría hacer una ruta iniciática por el mundo de las piedras en Brasil conmigo. Mi trabajo en cierto sentido ha evolucionado como escuela, y la experiencia de campo es fundamental. Además, el hecho de que personas no directamente vinculadas a este mundo tengan la experiencia también contribuirá a una nueva consciencia cristalina global, a partir del feliz desarrollo individual de quienes tengan esta vivencia.

—¿Y por qué en Brasil? En India, Madagascar, África del Sur, hay mucha extracción.

—Nací, crecí y me eduqué en Brasil, aunque mi familia paterna es escandinava. Mi abuelo materno tuvo vínculos con el mundo mineral y yo, desde pequeño, también desarrollé vínculos con este mundo y las regiones mineras. Luego me apasioné por el mundo de los cristales. Me hice empresario para conocer el medio por dentro, antes de pensar en ser escritor. Tuve mucha suerte; allí conocí a mi amado Maestro Iniciador. Brasil es el país que más conozco; además, es el mayor productor y exportador mundial de piedras preciosas y de las mal llamadas semipreciosas (¡porque son preciosas!). El país tiene infraestructuras y organización suficientes para proporcionar una experiencia vital, inolvidable.

—¿Volverá a lugares ya conocidos por Vd.? ¿Qué espera reencontrar ahí con un grupo de personas?

—Mire, respeto mucho el flujo natural de la energía vital. Hay que cuidar con extrema atención todos los detalles posibles, planificar, hacerlo muy bien, pero dejando espacio para lo inesperado, para las sorpresas maravillosas de la energía cristalina. Y, así, dar por primera vez la oportunidad de que otras personas tengan experiencias como las que tuve la felicidad de vivenciar.

—¿Nos puede citar alguna?

—Sí. Una de las experiencias más importantes que tuve con el mundo mineral brasileño, y me abrió el alma para una nueva sensibilidad vital, fue cuando por primera vez metí mis manos en el barro, suave, arenoso, toqué una estructura geométrica y la saqué a la superficie. Quité el material que la envolvía y empezó a brillar un prisma de cuarzo hialino, hexagonal, transparente, bellísimo. Al darme cuenta de que, por vez primera desde que se había cristalizado así hace millones de años bajo tierra, el cuarzo se llenaba de luz y resplandecía, como un milagro cósmico, en forma de piedra preciosa, tuve una impresión similar a la que deben tener un médico, o una enfermera, al quitar la sangre que envuelve al recién nacido. Junto a la piedra en relación a la luz solar directa, en mi propio ser nació una nueva dimensión y consciencia.

Entrevista por Francesc Prims. Revista Athanor. Barcelona. España.



No hay comentarios:

Publicar un comentario